New Balance 237 review: color y diseño

Habíamos escuchado hablar de ellas hace un tiempo, pero ahora por fin están aquí. Con motivo de su reciente lanzamiento, hemos podido probar las New Balance 237, una de las últimas incorporaciones a la familia de la marca de la N que busca ensanchar su catálogo con una opción popular, original pero de gusto democrático. Con un precio que empieza en los 90 euros, esta nueva silueta se sitúa en la parte baja, pero cuenta con argumentos muy interesantes en su haber. Con todo esto en mente, vamos a probarlas.

Lo primero que destaca de estas 237 es su arquitectura y geometría a nivel general. Motivado principalmente por esa mediasuela saliente, angulosa y estirada y un upper en el que sí que encontramos las reminiscencias del catálogo histórico que prometen desde la marca (aunque quizás con más guiños a los 80 que a los 70 de los que nos hablan inicialmente). En sus códigos estéticos vemos recuerdos de las New Balance 660 (especialmente en la mediasuela que sobresale por la zona del talón y sus formas picudas), de la serie 300, con las 375/376 o las 390 (en cuando al upper) u otras versiones como las 420 o las 555.

Las New Balance 237 juegan con dos recursos, especialmente en los colorways de lanzamiento: la desestructuración y el efecto colorblock. Con un upper conformado por diversos paneles, cada uno de ellos ofrecido en un color diferente pero con una harmonía cromática, consigue un resultado final de zapa llamativa pero con una cierta consistencia. Aquí debemos ser claros. Este tipo de resultados finales no suelen quedarse en un punto medio: o te encantan o te generan rechazo. Quizás conscientes de esto, las New Balance 237 están disponibles en hasta un total de once variaciones de color en tallaje masculino cifra que se incrementa con cuatro opciones en tallaje femenino, algo que lamentamos por contar con menos opciones en este caso. Además de las más variopintas, se pueden encontrar alternativas más básicas (u homogéneas) en cuanto a la elección de tonalidades.

En el caso de tallas masculinas, nos encontramos a su vez dos versiones de las 237, una disponible por 90 euros y otra que se incrementa hasta los 100, siendo la diferencia la presencia de diferentes materiales. En el alto de gama el upper se presenta en suede y malla, mientras que en las de 90 nos encontramos también nilón.

Uno de los puntos más interesantes para analizar estas 237 y la estrategia que desde New Balance planean llevar a cabo nos la podemos encontrar si observamos la colaboración con Casablanca. La marca de Boston se ha vuelto a aliar con la firma liderada por Charaf Tajer para ofrecer una zapatilla a medias. En este caso, han presentado una 237 y una 327 inspirados en los mismos motivos y replicados visualmente. Desde New Balance han querido apoyar parte del éxito de esta silueta en la buena acepción de las 327 y de los trabajos firmados previamente junto a esta marca. Lamentablemente, el resultado final de esta colabo quizás no está a la altura de las anteriores y al tratarse de dos modelos, canibaliza en cierta manera el carácter de exclusividad.

En cualquier caso, los general releases de estas 237 son lo suficientemente interesante como para funcionar de forma independiente. Como es habitual en New Balance, la calidad del modelo está por encima del precio de mercado. Precio que, por otra parte, es lo suficientemente contenido para convertirse en otro motivo de compra más.

En el pie nos encontramos con un modelo que se adscribe en la línea más casual (por no utilizar la palabra normie) que podríamos encontrar en modelos como las icónicas y clásicas 574 o las 720, pero con el añadido de esa mediasuela voluminosa que hace que se convierta en una zapatilla llamativa y que atraerá el conjunto de las miradas.

New Balance 237, disponibles ya en la web de New Balance desde 90 euros.