Kickstory: las icónicas Stan Smith

Cuando pensamos en zapatillas de deportistas se nos ocurren muchos nombres. Las omnipresentes Jordan, las más modernas LeBron, las Bo Jackson o Penny Hardaway… Sin embargo, pocas se acercan al nivel de iconicidad de la protagonista de esta pieza (con permiso de las Converse Chuck Taylor). Hablamos de las Stan Smith. Tan famosas que el libro dedicado a esta sneaker lleva por título “Some people think I’m a shoe” (que se podría traducir por “Algunos piensan que soy una zapatilla”). ¿Qué tiene una zapa minimalista, con décadas de historia y que hace del blanco impoluto su seña de identidad? Lo tiene todo.

Las Stan Smith están llenas de curiosidades. Por ejemplo, el hecho de que antes de ser el pro model que actualmente le da nombre, estas zapatillas “pertenecían” a Robert Haillet. La relación del francés Haillet con la marca alemana fue muy positiva mientras el tenista se mantuvo en activo. Pero, una vez retirado, Horst Dassler (hijo de Adi Dassler, fundador original) se vio en la tesitura de tener que buscar un sustituto para llevar el peso de la signature shoe enfocada al tenis. En aquel momento no consideraban que un deportista retirado tendría el punch suficiente para atraer nuevas ventas de la zapatilla y surgió la posibilidad de contar con Smith, con el que esperaban ganar tracción en Estados Unidos.

El primer encuentro entre Smith y Horst se produciría en una reunión casi rozando la noche, costumbre que era representativa del estilo del alemán a la hora de hacer negocios. Décadas después, la silueta que se forjó en ese encuentro es hoy el best seller de adidas. Reconocidas por contar con la imagen del tenista en la lengüeta, se dice que fue idea de su representante incluir esa requisito en las negociaciones. Aunque durante un tiempo conviviría la faz del deportista con el nombre de Robert Haillet todavía en la zapatilla (no sería hasta el 78 que se rebautizarían). Cosas de una época frenética y diferente a la actual.

Aunque hoy en día los códigos estéticos de esta zapatilla son más bien los de una sneaker de lifestyle, las Stan Smith fueron, en origen, una opción de rendimiento. Su construcción garantizaba comodidad, agarre en la pisada y respetar los códigos visuales no escritos del mundo de la raqueta. Podemos asegurar que su impacto ha sido tal que hoy en día las Stan Smith son el pináculo de lo que se entiende (a nivel visual) por una tennis shoe.

Aunque la popularidad de las Stan Smith ha pasado por diversas fases, la visión general es que estamos ante una de las zapatillas más icónicas de todos los tiempos, con millones de unidades comercializadas y todo tipo de opciones para elegir. En los últimos años, además, adidas ha sabido explotar todo el potencial de esta sneaker con una visión comercial de primer nivel, aplicando una estrategia basada en una combinación de suplir al mercado con las unidades justas para generar deseabilidad o contar con personalidades de primer nivel para potenciar la silueta, entre otros factores.

Las Stan Smith han recibido actualizaciones a nivel tecnológico incorporando el Boost o el Primeknit, han visto modificada su estructura con versiones en el que los cordones se sustituyen por tiras de velcro. Y han sido elegidas por personalidades como Raf Simons o Pharrell Williams para desarrollar colaboraciones ya instaladas en el imaginario colectivo. En la última actualización, han incorporate en los materiales de su upper el PRIMEGREEN, parte del compromiso de adidas de acabar con los residuos plásticos sustituyendo el poliéster virgen por el poliéster reciclado en nuestros productos antes de 2024.

Las Stan Smith son una zapatilla minimalista, que hace de lo poco y justo su seña de identidad. Su color blanco predominante y las pequeñas pinceladas de color verde están adscritas en la mente de todos los amantes de las zapatillas. En definitiva: historia viva de las zapatillas.

Categories Adidas Kickstory

About

Blog sobre el mundo sneakers. Análisis y opinión. Si quieres estar al día sobre el mundo de las zapatillas, éste es tu sitio. Suede rules everything around us.