adidas Ultraboost 2.0 DNA: brillando

¿Puede una zapatilla que debutó su primera versión en 2015 seguir siendo candidata a ostentar el galardón de zapatilla más cómoda? Puede y debe. adidas acaba de recuperar para la temporada primavera-verano 2021 estas adidas Ultraboost 2.0 DNA, colorway también bautizado como ‘Solar yellow’. Disponibles a la venta en Foot Locker, las 2.0 (2016) son para muchos una de las mejores expresiones de la línea Ultraboost, ya que evolucionaron lo menos bueno de las 1.0 (2015) manteniendo constante sus virtudes, y corrigiendo algunos pequeños detalles que, sin embargo, resultaban flagrantes.

Para el ojo inexperto, las adidas Ultraboost que van desde la 1.0 hasta la 4.0 (2018) pasando por las 3.0 (2017), forman parte de una misma realidad, y no es para menos (luego vendrían otras actualizaciones más de calado como las 19, 20, 21…). Quitando la diferencia de la suela de la 1.0 (con todo lo que ello implicaba) y detalles más o menos importantes del upper, las cuatro versiones de esta silueta mantienen el mismo pliego de condiciones: pisada neutra, durabilidad, buen agarre, abrace del pie, comodidad, cierta resistencia…

En líneas generales, las adidas Ultraboost es una zapatilla muy completa y equilibrada cuya máxima pega era, quizás, el no ser un 10 absoluto para los corredores más exigentes, habida cuenta que se situaba en una horquilla de precios cercana a los 200 euros. Teniendo en mente el precio medio generalizado de zapatillas de lifestyle y técnicas en la actualidad y la bajada hasta los 160 euros de esta versión, las adidas Ultraboost 2.0 no adolecen de eso. De hecho, la coletilla DNA de su nombre son el indicativo de la marca para señalar que mantienen el ADN original de la zapatilla pero con una orientación, quizás, más pensada para el día a día.

Uno de los cambios que se experimentaron entre la 1.0 y la 4.0 es que, en función de la versión, el upper variaba en cuanto a la presencia del Primeknit (la tecnología de tejido digital de adidas). La seña de identidad de la Ultraboost 2.0 es la diferencia de grosor en el mismo. Así, por ejemplo, la zona del calcáneo presentaba un mayor acolchamiento para garantizar sujeción y agarre (en las versiones 3.0 y 4.0 el Primeknit tenía más presencia en todo el upper, siendo una zapatilla menos rígida y más flexible).

Una novedad reciente de las 2.0 es la presencia, también, de Primeblue, una tecnología sostenible formada a partir de residuos plásticos recogidos en islas, playas y zonas costeras. No es novedad, pero es digno de mención la apuesta que la marca sigue realizando por introducir esta materia en todos sus nuevos lanzamientos, aunque estemos hablando de retros.

Si nunca has utilizado o tenido en el pie unas Ultraboost lo primero que has de tener en cuenta es que se trata de una zapatilla con una tendencia a la estrechez, por lo menos en cuanto a feelings una vez puesta. En el caso de estas 2.0, debido a la presencia de material más mullido en el upper y la lace cage, las primeras sensaciones pueden ser un poco extrañas, pero en ningún momento supone detrimento en cuanto a comodidad o aguante. La adaptación on feet se produce de forma relativamente rápida y es una zapatilla que puede aguantar usos intensivos (en forma, por ejemplo, de horas con ellas puestas).

El peso de estas Ultraboost 2.0 se sitúa en 328 gramos según la información oficial de la marca, aunque en la unidad que hemos probado bajaba hasta unos 280 gramos para una talla 41 1/3. Comparativamente se sitúa por encima de modelos que compiten directamente en la categoría de running, pero esto no va en contra de la comodidad de la misma. Salvo pies muy anchos, que pueden llegar a sentirse incómodos, estas Ultraboost 2.0 cumplen lo prometido con un pliego de condiciones comedido y equilibrado.

A nivel estético es donde encontramos las principales novedades. El colorway Sollar yellow sale del punto de partida de modelos míticos de esta categoría como las Triple White y las impulsa con las brand stripe en negro y detalles en ese amarillo solar (que está más cerca a nivel cromático de tonalidades neon-fluor). Los elementos «plásticos» que encontramos en el talón también están presentes en este amarillo, mientras que en la mediasuela encontramos el Boost con el característico print que apoya al conjunto visual de la zapatilla.

Volviendo al plano técnico, las adidas Ultraboost 2.0 DNA se completan con el ya característico sistema Torsion, que está presente en la zona central inferior de la zapatilla aportando estabilidad, y la suela Continental, que gracias a su tramado ayuda al agarre de la misma (que era uno de los principales peros de las 1.0).

Si has llegado hasta aquí te estarás preguntando: ¿merecen la pena? La respuesta es rotundamente sí. Las adidas Ultraboost son un must en cualquier rotación y fondo de armario, especialmente si buscas rendimiento o si eres muy picky respecto a zapatillas de uso diario y el confort esperado. Como cada cual tiene su opinión, entre unas 4.0 o unas 2.0, por ejemplo, algunos preferirán un modelo un poco más actual. En nuestro caso concreto, las 2.0 tienen un punto de equilibrio entre confort y sensación de agarre que las hace realmente interesante, y están más cerca de la silueta 1.0 pero mejorándola. El acierto estético en este caso concreto justifica, además, la compra: siendo una zapatilla que recoge detalles de algunos de los mejores colorways de esta saga y los amplifica. Y todo ello en un PVP por menos de 160 euros.

Las adidas Ultraboost 2.0 DNA están a la venta en Foot Locker accediendo a través del siguiente enlace.

Categories Adidas Reviews

About

Blog sobre el mundo sneakers. Análisis y opinión. Si quieres estar al día sobre el mundo de las zapatillas, éste es tu sitio. Suede rules everything around us.