Tras el hype de las adidas NMD

Recuerdo pocas veces un hype tan exagerado surgido de un lanzamiento general como está pasando con las adidas NMD. Hoy en día hay una serie de etiquetas que explican, en la mayoría de los casos, el ansia por lograr una zapatilla. Hablamos de colaboración, un retro, una signature o una zapatilla diseñada por una celebridad. Las adidas NMD no se pueden catalogar en ninguno de estos universos (aunque recogen parte de la naturaleza de estos términos) y sin embargo están generando la misma notoriedad que en estos casos.

Hay hype detrás de las NMD. ¿Y qué hay tras ese hype? Nos preguntamos si están justificados los aluviones de post en redes sociales, fotos saturadas y filtros y las publicaciones.

Un diseño ¿novedoso?

A nivel estético, las NMD marcan una posición continuísta respecto a la línea estética actual de adidas, que viene marcada por la fuerte presencia de Nic Galway y el germen que supuso Y-3 en su momento (y que todavía sigue vigente). En este sentido, el diseño de las adidas NMD viene marcado por este carácter y, además, por las innovaciones técnicas que incorpora.

Así, encontramos la imagen que le aporta la combinación de un upper en Primeknit y la suela Ultraboost. Además, la inspiración general de este modelo se encuentra en sus archivos históricos, al recuperar elementos de las Boston Super, Rising Star y Micro Pacer, que se observan de forma nada sutil.

En lineas generales, el acierto en la parte estética se puede dar por sentado. Aunque nos traiga recuerdos conocidos, sí que es cierto que el resultado final es digno de nuestro tiempo. Eso sí, aunque aportan un guiño nostálgico y suman, los elementos «históricos» no dejan de ser baladíes.

La conceptualización

La inspiración para estas NMD vienen, según la propia marca, de la época moderna, para lograr hacer una zapatilla única y polivalente: aquella que usara el travelling man contemporáneo para afrontar sus viajes con una solución única pero que no comprometiese exclusividad e imagen.

Se agradece este concepto ya que, aunque osado, es muy difícil encontrar ese punto medio en el que se combina unicidad con universalidad. ¿Se cumple? Como se suele decir, no solo de pan vive el hombre y no solo de un par de zapatillas se puede alimentar el amante del calzado.

La versión City Sock

Esto sí que sí: todo lo que prometía adidas con las NMD estaba muy bien, pero eran más aspiraciones que realidades. Con las City Sock, sin embargo, sí que creemos que se cumple la premisa. Tanto a nivel de diseño como de conceptualización y técnica, las City Sock son un producto avanzado y de los que representan un avance en el mundo del footwear (más allá de las NMD, que no nos dejan de recordar cosas que ya hemos visto).

La opción de apostar por un calcetín, los patrones mostrados, la presencia sutil y exquisita del branding, la presencia en el pie… Estas adidas NMD City Sock cumplen lo que prometen. A esto hay que sumarle nuevas variaciones que ya estamos viendo como, por poner un ejemplo, las Chukka o como las Mesh.

Una buena promoción

Imagen vía SNS

Al césar lo que es del césar: adidas lo ha hecho bien posicionando las NMD. Una combinación de eventos presenciales con una buena dosis de influencers mostrándonoslas en redes sociales, todo ello en el momento en que la marca está echando el resto en promoción (como demuestra su nueva campaña). El resultado es que las NMD están dando mucho de que hablar y en parte es gracias a la publicity.

Buen on-feet y colorways

 Las adidas NMD son como el vino: ganan con el tiempo. Y, además, ganan en los pies. Tanto los distintos colorways y declinaciones que hemos ido viendo, como una vez que están en los pies, esta zapatilla brilla con luz propia. Consciente de esto, adidas está ofreciendo más y más colores.

Dicho lo cual: ¿ha superado las adidas NMD el hype que las rodea? Creemos que sí.

Toda la información sobre las adidas NMD aquí.

Imagen de portada vía sportown.es.