Roshe II: más casual todavía

Que la Roshe es una de las zapatillas más casuals que hay en la actualidad no es ni noticia ni obviedad: es casi un credo. Sempiternas en los pies de todo tipo de generaciones, han sabido enganchar a un público que busca un punto medio entre estilo, rendimiento y, especialmente, un precio asumible al situarse en la horquilla entorno a los 70 y 90 euros. Aunque ahora denostadas por el sector coleccionista, en su momento supusieron un boom aunque la multitud de versiones disponibles y el problema de las falsificaciones acabó por masificar, y por consiguiente aburrir, el universo Roshe.

Con todo esto en mente, Nike evolucione la Roshe y presenta las Nike Roshe Two Flyknit. Si señores, la segunda gran evolución en este zapatilla va de la mano de la tecnología del momento: Flyknit. Toda una declaración de intenciones.

Una de las primeras actualizaciones de estas Roshe II las encontramos en el sistema de amortiguación. Esta zapatilla presenta una suela waffle vaciada que da lugar a una novedad: cada una de las celdas de la misma actúa de forma independiente. La mediasuela cuenta con tres densidades divididas de mayor (suelo) a menor (pie) para reducir impactos con esta última y amortiguar mejor con la primera. Para finalizar, incorpora una plantilla memory foam.

En el upper encontramos un diseño continuista. Desde Nike recalcan la comodidad, transpirabilidad y sujeción al pie que ofrece esta zapatilla, lo cual ya eran señas de identidad en al anterior versión y entendemos que se potenciarán todavía más al basarse en Flyknit. A nivel estético, destaca quizás la suela, con una inspiración basada en la LD1000.

Pero más allá de novedades técnicas o de imagen, el lanzamiento de las Roshe II nos deja estas dos conclusiones respecto a la estrategia de producto que podemos esperar próximamente:

En primer lugar: Flyknit everywhere. La llegada de esta tecnología a las Air Max 1 OG fue significativa, pero aquí es toda una declaración de intenciones. Si a la evolución de una de tus zapatillas más vendidas últimamente le unes este material, es que ya no se trata de una opción: será una constante. Se abre una ventana en la que para Nike el Flyknit está a la altura de la piel o tela, por ejemplo. Quién sabe, a lo mejor dentro de unos años dejamos de usar el apelativo Flyknit porque estará sumamente implantado.

El mundo de las zapatillas se está casualizando: normalmente, el camino que recorrían las zapatillas era el siguiente. Una novedad se introducía pensando en las pistas y de ahí saltaba a la calle. Ahora mismo, novedades tecnológicas están surgiendo plenamente pensadas en un usuario casual que utilizará las zapatillas para un uso diario intenso, pero nunca deportivo. Estas Roshe II son el mejor ejemplo.

Por último, las olimpiadas han acabado y no hemos conocido grandes actualizaciones (normalmente son citas en las que, por ejemplo, descubrimos cosas como las Racer). Una vez finalizadas, nos encontramos con estas Roshe II que traen refrescos pero son muy continuistas con las anteriores. Está visto que en los próximos meses no debemos contar con grandes fuegos de artificios.

Roshe_Two_Flyknit_Womens_5_square_1600 Roshe_Two_Flyknit_Womens_3_square_1600 Roshe_Two_Flyknit_womens_6_square_1600