Por qué son tan importantes las Jordan IV White Cement

El 13 de febrero se cumplirá uno de los sueños de muchos coleccionistas: poder disfrutar de unas Jordan IV con el logo de Nike Air en el talón. Claro que es un sueño a medias, pues lo que muchos querrían (querríamos) es poder disfrutar de un par OG. Pero, a falta de esto, un lanzamiento retro con este detalle no está nada mal. A falta de pan, dirían…

Y es que Nike está apostando duro en su línea Jordan. Tras unos años de apatía (fruto del boom de lanzamientos que tuvo lugar en su momento), ahora podemos volver a disfrutar de algunas siluetas míticas. En su momento fueron las Carmine, luego las Acqua… Y ahora es el turno de las White Cement. Un proceso que en 2013 ya vimos en las Air Jordan III ’88 pero que se discontinuó hasta ahora.

La Jordan IV es, y aquí entramos en el campo valorativo, una de las mejores Jordan numeradas. Supuso un paso adelante más continuista que, por ejemplo, el salto que hubo de la 1 a la 2 y, sin duda, de la ésta a la 3. Y es que las Jordan IV parecen una evolución de su hermana pequeña (en relación temporal), ya que moderniza alguno de sus puntos fuertes, aumenta el número de elementos y otorga un aspecto más futurista. Pero es lo suficientemente original y atractiva para estar en el top de Jordan de muchos.

Durante mucho tiempo, el Nike Air del talón era la diferencia entre tener una auténtica joya en los pies o tener un retro más. Esto va a seguir siendo así para el ojo experto, pero se resta un argumento a todos los críticos con este tipo de recuperaciones. Pero, ¿por qué es tan importante este detalle?

A small step for a man, one giant leap for the jumpman

Lo más importante de todo esto no es recrear al detalle la forma original de una zapatilla, porque hay algo que es irrecuperable -la esencia- pero sí el trasfondo. Pero en este caso no se trata de un shape determinado o una variación de un color. Se trataba de despojar a una zapatilla de un elemento reconocible (el branding) y cambiarlo por otro en aras del marketing. Para desarrollar la Jordan brand, se cambió el Nike Air por el Jumpman.

Por eso la iniciativa Retro Remaster es tan importante. Porque supone poner el componente emocional por encima del material o comercial. Eso, unido a que en los últimos lanzamientos de Retros Jordan no hubo excesivos problemas para hacerse con un par, es indicador de la dirección que Nike quiere tomar con su marca Jordan.

Pero no vale con una simple palmadita en la espalda

Sin embargo, se necesita mucho más que simples guiños o microhomenajes para que el debate se cierre con un buen puñetazo. Y es que un simple cambio de logo no justifica los 30 euros que hay de diferencia respecto a lo que costaba un retro de Jordan en torno a 2009 y lo que cuesta ahora (de 150€ a los 180€ que registran ahora).

Jordan siempre supuso una combinación de técnica, tecnología, calidad, diseño, marketing y exclusividad. Mientras que ya no podemos pedir que estas zapatillas destaquen en el campo de la innovación, si que deben ser sobresalientes en el terreno de los materiales y acabados para justificar el desembolso a la altura de nuevas zapatillas.

Ya hemos visto esto (recuperar el Nike Air) antes. Parece que ahora la apuesta es a largo plazo. Falta por saber si Nike irá all-in o si se queda, nuevamente, en un guiño. El tiempo dirá.

Air Jordan IV White Cement

Imagen de portada vía sneakersaddict.