Nixon Time Teller: una gran opción

Todas las imágenes vía Nixon

No soy muy fan de las marcas de relojes que vienen de otros mundos, pero últimamente estoy notando el resurgimiento de un reloj entre la comunidad sneakerhead y no puedo evitar comentarlo. Se trata del Nixon Time Teller, una pieza simple y asequible pero con una gran personalidad, lo que explica en parte que empiece a brotar como setas en las muñecas y en fotos e Instagram. Pero, ¿por qué gusta tanto este reloj?

Decía que no soy fan de marcas externas a la relojería pero el caso de Nixon es muy concreto. Es una marca que viene del mundo del surf pero especializada en relojes. Relojes para utilizar en el contexto de este deporte. Obviamente hay muy pocas marcas de rendimiento que no acaben saltando al campo del lifestyle y así es el caso.

El que se compra un reloj Nixon tiene que saber lo que hay. Que puede ser una pieza que te cautive en un momento determinado por entrarte por el ojo, con formas de caja poco comunes y que quizás dentro de dos años no te guste tanto. Y que su durabilidad y fiabilidad no será la de un reloj de 4.000 euros. Pero es que no son esas las pretensiones de Nixon. Y por eso me gusta el Time Teller.

El Nixon Time Teller tiene una silueta original pero tampoco tanto. Si algo le gusta a Nixon es jugar con las formas de la caja en sus piezas ‘de vestir’, optando por geometrías como rectángulos o incluso hexágonos. El Time Teller cuenta con una caja con formas oblicuas pero un dial completamente esférico, con lo que este contraste le da un punto entre modernidad y clasicismo que le permite sobrevivir en el tiempo.

Todo el Time Teller orbita alrededor de la sencillez y dentro de esta esfera podemos ver lo mismo: tan sólo tres agujas movidas por un mecanismo japonés y un pequeño emblema que hace referencia al nombre de la marca. Sin indicadores numéricos o de fecha, las marcas horarias y las agujas se presentan en líneas rectas sin adornos de ningún tipo ni florituras accesorias.

A045-1931-view1

La correa es otro de los elementos más destacados de esta pieza, porque cuenta con cinco eslabones distribuidos de manera horizontal de forma irregular, lo que le da un aspecto de malla o celda al conjunto y ayuda a que el resultado final gane en originalidad pero sin caer en extremismos.

Pero el gran punto diferencial del Nixon Time Teller es la variedad de versiones y la riqueza de paleta de colores. Hasta 39 opciones de colores a elegir están disponibles actualmente en la web de Nixon y algunas de las cuales llaman la atención por el acierto en la elección de tonos. Pero es que además cuenta con varias siluetas y modificaciones, como una versión digital, otra en acetato, con correa de cuero o plástico e incluso diámetros más pequeños.

En lo relativo al Time Teller clásico, es especialmente salientable los elegidos para el fondo de la esfera, uniendo el dorado de todo el cuerpo del reloj con un verde sunray, un coral o un cobalto. Además, existen alternativas en lo referido al material de la correa (piel o tela) o un all-gold que ayuda a aumentar la exclusividad visual de este reloj.

Otro de los puntos fuertes del Nixon Time Teller es su precio (99 euros aproximadamente), que es una cifra de derribo para un reloj. Difícilmente encontrarás algo más barato y con un contenido estético tan fuerte, salvo que optes por opciones chinas o plasticosas.

En definitiva, si estás buscando una opción diferente para tu muñeca, a la moda, con un punto urbano, que destaque por la elección de colores, con un cierto toque de elegancia y económicamente accesible, el Nixon Time Teller es perfecto para ti.

A la venta en Nixon.com.