Nike Flyknit Trainer: mucho más de lo que parece

Eclipsada en el imaginario colectivo por la silueta Racer, las Nike Flyknit Trainer han pasado de puntillas por el olimpo sneaker, especialmente si tenemos en cuenta lo que son: una de las zapatillas más influyentes de la última década. Acompáñanos en este camino por el memory line para conocer más sobre las Trainer.

La tecnología Nike Flyknit es producto de su época. Surgida en 2012, contiene todos los elementos necesarios para convertirse en un éxito: unos juegos olímpicos en los que enseñarla al mundo (en una ciudad tan icónica como Londres), abanderados como Phelps o Serena Williams luciéndolas en los pies en los podiums, el contexto socioeconómico global…

El camino se estaba pavimentando con otro lanzamiento de la marca, las Nike Roshe Run, que suponían el acceso a la categoría de running gracias a la facilidad de acceso (en España las Roshe se situaban en torno a los 90 euros, la horquilla más asequible en cuanto a precio). Una relación de beneficio para las dos siluetas: las zapatillas con Flyknit eran las deseadas, mientras que las Roshe ensanchaban la base de usuarios.

La tecnología Flyknit debutó en febrero de 2012 con un pack HTM (siglas de las colaboraciones que se producen entre Hiroshi Fujiwara, Tinker Hatfield y Mark Parker) formado por unas Racer en el colorway US Track & Field y dos Trainer+ .

Aunque inicialmente el hype fue para las Racer, especialmente por el colorway, el color Volt de las Trainer+ que se vieron durante los siguientes meses en los pies de deportistas, como Kevin Durant, comenzó a crear cierta expectación alrededor de esta silueta. Todo elló culminó con el lanzamiento de nueve colorways durante ese verano.

Pese a esto, la reina de la categoría siempre fue, sin duda, la silueta Racer. Con las combinaciones de colores más arriesgadas (como las icónicas multicolor), con una estrategia de lanzamiento orientada a la deseabilidad y, por qué no decirlo, con unos atributos estéticos más en línea de lo que podríamos llamar hype, la atención mayoritaria fue para las Racer, quitando hiatos como el apoyo por parte de Kanye West en su momento.

Esto no fue óbice para que las Trainer gocen del cariño del público ni resta valor a la aportación de esta silueta. Con unas líneas mucho más equilibradas, una orientación más hacia el ‘all-conditions’ y colorways más contenidos pero interesantes, casi una década después de su lanzamiento su aportación en forma de diseño ha sido más determinante.

Mientras que las Racer son un producto más de su tiempo, las Racer aguantan mejor el paso de los años y, especialmente, de las modas, siendo una zapatilla mucho más polivalente y alineada con las distintas tendencias que se fueron produciendo después, demostrando así el acierto e innovación que se pusieron en el pliego de condiciones en la mesa de diseño. Todo ello aderezado con un menor ritmo de lanzamientos, que han ayudado a no quemar la zapatilla.

Por todo ello, hoy la Nike Flyknit Trainer no ocupa el podio en el top-of-mind de zapatillas icónicas, infravalorada en favor de su hermana, pero sin duda sí que se merece su puesto en la historia. En resumen: una zapatilla adelantada a su tiempo, innovadora y revolucionaria.

Categories Análisis Nike
Sneakerism

About

Blog sobre el mundo sneakers. Análisis y opinión. Si quieres estar al día sobre el mundo de las zapatillas, éste es tu sitio. Suede rules everything around us.