Muro.exe: el futuro de las zapatillas

Anuncian desde muro.exe su última colección: ATOM. No vamos a descubrir aquí nada nuevo sobre ellos. Se venden perfectamente ellos solos como marca (son unos cracks), los medios han encontrado en su producto lo que las grandes masas buscan (creación autóctona y modernidad en el concepto sin estridencias) y su producto habla por sí mismo. Desde los blogs más especializados hasta los medios de masas han cantado sus bonanzas. Por algo será.

No somos fans aquí de mezclas extrañas. El gintonic no es una **** menestra y los zapatos son zapatos y las zapatillas, zapatillas. Ya hemos hablado del tema alguna vez. Por eso cuando definen a muro.exe como una mezcla entre estos dos conceptos nos entra bruxismo. Es ambiciosa esta afirmación, pero es una de las marcas que más (si no la que más) ha innovado en lo relativo al mundo sneaker. Han innovado tanto que han creado un concepto propio.
Porque muro.exe no son zapatos y esto es tan fácil de demostrar como calzártelas con un traje. Y sin embargo no es una zapatilla al uso: va mucho más allá.
A nivel técnico es impecable, se nota que hay mucho trabajo detrás y se siente en los detalles. Ni pegotes, ni costuras feas, ni posibilidad de crackeos indeseables. Se nota que son amantes de las zapatillas o que por lo menos han escuchado los lamentos de los mismos. Cada pieza da la sensación de ser un todo, como si se hubiese moldeado directamente sobre el material. Eso es reflejo de un gran producto.
Este curro tiene su reflejo en el pliego de condiciones que defienden desde la marca: impermeabilidad, comodidad, ergonomía, durabilidad… Venden atributos: no likes en Instragram ni influencers con ellas puestas.
En cuanto a diseño, es lo que es: la silueta es muy simple aunque una vez en nuestros pies quedan muy resultonas. Cuando las ves en directo (y especialmente cuando se las ves a alguien) te das cuenta de que no es un zapato, que es otra cosa, pero tampoco sabrías muy bien cómo definirla. Son llamativas pero porque no estás acostumbrado a ver tal cosa, no por ninguna estridencia innecesaria.
Desde la primera colección con la que aterrizaron en nuestro planeta, los colores siempre han sido sobrios, aunque anteriores ofertas buscaban un mayor atrevimiento. ATOM es la apuesta más clásica y nadie se podrá quejar de que son imponibles: los colores son casi primarios, básicos y de fondo de armario: azul, grape, verde…
No podemos cerrar sin hablar del universo muro.exe. Mola mucho su identidad de marca, está estudiada hasta el milímetro y lo salpica todo: desde el producto, a sus redes sociales, su imagen corporativa, el packaging… Todo en muro.exe te introduce en muro.exe y eso se agradece infinitamente.
Todo esto convierte a la propuesta de muro.exe en una de las más interesantes que hemos podido ver en nuestro país últimamente. Una apuesta arriesgada basada en ir a lo seguro: calidad, lealtad a uno mismo y sus principios y siempre buscar caminos nuevos.
Pero si por algo es un win el producto de muro.exe es porque han abierto un nuevo nicho. No sé si es que han sabido interpretar una necesidad o crearla, pero otras marcas ya habían intentado hacer zapatillas todoterreno y el resultado final fue algo más parecido a zapato de montañero. La implantación de la solución, en este caso, ha sido excelente.

En definitiva, muro.exe es un acierto por todo lo que no es y por lo bien que consigue no serlo. No es un zapato, no es un zapato técnico, difícilmente es una zapatilla… Y sin embargo logra ser algo en concreto.

No intentamos definirlo más: muro.exe es muro.exe