Monkstrap doble de Tallsem

Ya hemos hablado aquí alguna vez de Tallsem. Como ya hemos explicado, es una marca española de manufactura de calzado que ofrece un producto bajo unos estándares de calidad muy elevados a unos precios que podríamos calificar como populares.

Pero una cosa es lo que digamos como filosofía y otra lo que nos encontremos una vez nos los llevemos a los pies. Así que hemos decidido poner a prueba uno de sus modelos más icónicos y representativos. Hablamos de los doble monkstrap (o monk de doble hebilla). En concreto, los Chesham tosca en color burdeos.

Los datos básicos de este zapato: se trata de un modelo con una horma típicamente inglesa y empeine liso, el material predominante es la piel de becerro y el color es burdeos oscuro. La piel interior es de vacuno y la plantilla de cuero. En lo relativo a la suela, es también de cuero con caucho inyectado con tacón de tapa ximen. La construcción presenta un cosido Blake. El precio es de 77 euros y el plazo de entrega es muy reducido. Además, cuenta con gastos de envío gratuitos y un primera cambio o devolución sin coste alguno.

Lo primero que nos encontramos cuando recibimos los zapatos es un empaquetado sobrio. Las cajas no presentan ningún distintivo exterior que pueda hacer referencia a la marca o el zapto que vamos a recibir. Esto ayuda a que, una vez accedamos a los zapatos, la sorpresa sea mayor. Cada par viene envuelto en bolsas individuales serigrafiadas que ayudan a proteger cada zapato y otorgan una primera impresión de que estamos ante un producto logrado para el rango en que nos encontramos. Además, nos encontraremos un calzador, lo cual es un detalle que se agradece y mucho.

A primera vista

Una vez fuera de la caja, la primera sensación es muy positiva. La calidad de los materiales supera el examen de la vista y del tacto. El color burdeos es muy elegante, ya que se encuentra en un punto entre el burdeos con reminiscencias de tonos más oscuros como el chocolate. Lo que más llama la atención, y es uno de los puntos fuertes de este modelo, es su horma. A diferencia de otros doble hebilla del mismo rango de precios, la silueta es muy equilibrada y funcional y no destaca por ser especialmente puntiaguda, más bien presenta una forma en la que dominan las líneas redondeadas. El resultado final es un zapato compacto y que en el pie cumple una función estética muy importante.

Hay que pensar que el público al que va dirigido este zapato y esta marca es un público que busca una calidad aceptable, un diseño atemporal y, a la vez, cierto punto de modernidad o, por lo menos, contemporaneidad. El trabajo de Tallsem cumple algunas de estas funciones, ya que una vez en el pie da al conjunto estilístico una impresión harmoniosa. No es el zapato quien se lleva toda la atención, pero sí que cumple su cometido.

Para finalizar con la parte de imagen, las hebillas son, en este caso, en color plateado y cabe destacar también la ausencia de costuras en el empeine, ayudando a que el zapato de un aspecto de elegancia minimalista que gustará a muchos.

Un primer vistazo al interior del zapato nos demuestra que la construcción y el acabado están muy cuidados y que no se ha dejado nada a la suerte o imaginación. Los cosidos son excelentes y los materiales de este interior aprueban con nota.

Tallsem

En el pie

Dejando de lado la parte estética, procedemos a probarlos y la primera calzada es positiva. La configuración de la cubierta del empeine está pensada de manera tal que meter y sacar el pie es un proceso sencillo (no siepre sucede eso en este tipo de siluetas monkstrap). Las tiras encargadas de la sujeción son estrechas, con lo cual cumplen una función estética pero nos obligan a ser cuidadosos a la hora de abrochar y desabrochar el zapato, aunque tras unos cuantos usos intensos ninguno de los agujeros muestra un especial desgaste, pero nunca está de más la prevención.

Las primeras sensaciones con estos zapatos puestos son positivas. La pisada es cómoda y confortable, el proceso de doma no supondrá grandes quebraderos de cabeza siempre y cuando aciertes con la talla adecuada. No son zapatos especialmente duros aunque sí que es cierto que dada la tipología de este zapato quizás quienes tengan una morfología del pie tirando a ancha o con empeines curvados puedan sufrir un poco más de la cuenta. Nada a lo que no se vayan a enfrentar en otras marcas.

Nos cuentan desde Tallsem que la elección de piel de vacuno para el interior ayuda a la transpiración y se nota en cuanto llevamos un rato con estos zapatos en los pies. La comodidad es buena, el pie no sufre de sudoraciones excesivas y el confort de pisada está garantizado.

Tras un uso intenso de este modelo las conclusiones son positivas a nivel de rendimiento. La durabilidad es buena y los materiales cumplen con nota, ya que no aparecen marcas desagradables en la zona del empeine y, en general, aguanten bien el trote y el paso del tiempo.

Conclusión

En global, cualquier zapato de Tallsem es una excelente alternativa a la oferta de las cadenas de moda textil generalistas y en masa, que suelen producir zapatos sometidos a los ciclos de moda y la tendencias cambiantes. Además, está un punto por encima de muchos de sus competidores directos y con un posicionamiento-precio más atractivo. Quien opte por Tallsem deberá hacerlo sabiendo lo que se va a encontrar: zapatos clásicos, de gama media y precios súperaccesibles, que ofrecen un nivel de calidad altísimo para la horquilla de precios en la que se sitúan y que cumplirán las necesidades de todo aquel que busque un todoterreno para la oficina o incluso situaciones más elegantes y de protocolo. ¿Cumples este perfil? Ni lo pienses, Tallsem es para ti.