Asics Gel Lyte III homage

Las Ronnie Fieg Gel Lyte III Homage no son un homenaje

Foto de portada vía Hypebeast. Fotos oficiales del modelo aquí.

El último trabajo de Ronnie Fieg con la marca nipona son unas Gel Lyte III que sirven como homenaje a su trayectoria de colaboraciones con esta silueta. 25 colabos, 25 años de Gel Lyte III. Pues se saca una zapatilla basada en trece de sus trabajos (¿y por qué no las 25? Más adelante respondemos a esto, pero empezamos bien…). Como todo lo que hace el neoyorquino, son unas sneakers con controversia. Porque si tus zapas se van a vender a 900$ en Klekt e Ebay, pues normal que haya cierto debate sobre si son para tanto, o no.

Las Ronnie Fieg Gel Lyte III Homage (o como algunos blogs han bautizado, las What The Fieg) no son un homenaje: son un trabajo de bastante simpleza conceptual pero barroquismo estilístico. Nadie obliga a comprarlas, nadie obliga a mirarlas (aunque para eso tendrías que vivir en una especie de burbuja 2.0). Y supuestamente tampoco hacen daño. Pero lo que para algunos estas Gel Lyte III son la quintaesencia de todo lo bueno que es Fieg, para otros es la quintaesencia de todo lo malo que muchas voces han venido denunciando últimamente.

Las opiniones hay que respaldarlas. Aquí va el alegato, señoría.

Lo primero es lo primero. El diseño de estas Gel Lyte III Homage es justito. Es el adjetivo calificativo menos descalificativo que nos asalta a la cabeza. Estilísticamente no son harmoniosas. Las colores no conjuntan entre sí. La presencia de algunos tonos combinados entre sí chillan como un saco lleno de gatos. El color de las Cove con el de las Mint no pegan entre sí, se matan. Esto por poner un ejemplo. Es, simplemente, feo. Pero no es un feísmo estilo pretty uggly en el que lo desagradable, el caos, el desorden acaban alcanzando un todo que goza de un sentido. Aquí no es así.

Lo cual lleva al segundo punto. Algunos dirán: pero es un homenaje (su propio nombre lo indica). Esto no es un homenaje, es un copia y pega mal ejecutado. No entremos a valorar como trabajan las mentes de los «genios», pero podemos aventurarnos a decir que el desarrollo tras esta zapatilla no ha implicado muchos minutos de brainstorming. Como dicen las madres: si estudias para el 10, por mal que te vaya acabarás aprobando, pero si estudias para el 5… Aquí Fieg no ha estudiado ni para sacar un 1. Y de esta reflexión se pueden aterrizar otras.

Y es que alguien podría decir que este tipo de solución no es original. Y con razón. La hemos visto mil veces antes y mejor ejecutada. A estas alturas nadie va a inventar la rueda, pero intentémoslo.

«I’ve worked on 25 different styles of the GL3. 25th anniversary of the silhouette. It all works itself out.» Dice Ronnie Fieg en Twitter. Pues macho, si es el 25 aniversario de una zapatilla icónica como Gel Lyte III, cúrratelo más. Existen 25 años de historia, toda una tradición nipona en lo relativo a zapatillas de alto rendimiento, una silueta compleja que aporta mil millones de oportunidades… Y te sacas este copypaste. Lo siento, pero la Gel Lyte III se merecían algo más como cierre de su 25 aniversario.

Para celebrar estas Homage, Ronnie Fieg ha expuesto un par en la Miami Art Basel, en una exposición curada por la galería neoyorquina Joshua Liner Gallery. Además, se ha preparado un libreto en el que se hace un repaso profundo a esta colaboración. Está disponible online y es uno de los puntos más interesantes de estas sneakers porque incluye una entrevista con Shigeyuki Mitsui, creador de las Gel Lyte III. Es un gran detalle, además, el lanzarlo en formato digital, seguro que muchos fans de Ronnie y su trabajo con las GL3 lo agradecen.

En ese documento, Fieg detalla cómo empezó a diseñar zapatillas (gracias a su puesto de jefe de compras en la notoria cadena David Z, propiedad de su primo) y de como su pasión por esta silueta viene de cuando era niño y su posición económica no excesivamente boyante le impedía tener zapas más caras y la GL3 se convirtió en su modelo favorito. Además, explica anécdotas de todas las referencias de estas Homage. Respecto a las mismas, afirma que ha cogido trece de las 25 colaboraciones porque su objetivo final era hacer algo vestible (wearable). Afirmación esta última bastante ambiciosa porque poco de combinables tiene esta colaboración, con lo cual sus opciones de convertirse en vestible se quedan en la esencia: todas las zapatillas son vestibles si nos ponemos poco estrictos.

Además, esto nos lleva directos a otro punto. ¿Qué clase de homenaje es ése en el que sólo se utilizan trece de las 25 colabos anteriores disponibles? Algunos podrían decir que es su zapatilla y hace con ella lo que quiera. Y está claro. Pero si es un homenaje espero que estén todas presentes. Y si no lo van a estar, porque supeditas lo estético a lo emocional como es el caso, que el resultado final merezca la pena. No ha sido así.

Fieg afirma que las Homage son "wearable". Si vas de blanco y negro, claro, todas son vestibles. Imagen vía @ronniefieg

Image via @ronniefieg

En realidad, estas Gel Lyte III son muy significativas porque desnudan al Fieg creador. El de KITH no es un diseñador ni un creador de tendencias, es un simple businessman con trayectoria en el negocio del footwear que ha sabido generar hype. ¿Cómo? Utilizando la ultralimitalidad de sus lanzamientos y, a nivel visual, tirando de colores con bastante hype. Poco más. Y estas GL3 son eso: un collage de sus colores fetiches. Y poco más.

Pero, una vez más, esto son sólo opiniones. Así que decidnos vosotros, ¿qué os parecen las Gel Lyte III Ronnie Fieg Homage?