La importancia de ser P-Rod

P-Rod, Paul Rodriguez, leyenda del skate… Le llamemos como le llamemos, está claro que el patinador estadounidense (aunque de ascendencia mexicana) es uno de los nombres propios del patín. Desde que, siendo apenas un chaval, se hizo con el oro en su tercera aparición en los X-Games, Rodriguez ha dominado siempre que se ha subido encima de una tabla. Pero, además de por su estilo y técnica, es también digno de destacar por lo que ha calzado en sus pies.

No es ambicioso ni descabellado afirmar que P-Rod ha tenido un gran peso en la construcción de marca de Nike SB, junto a otros nombres como Eric Koston o Stefan Janoski. El californiano entró a formar parte del squad de Nike SB en 2004, apenas dos años antes de la concepción oficial de la marca (aunque los escarceos de los de Oregon con el mundo del patín venían de lejos). Casi 15 años después y 10 signature shoes, los hitos están claros.

Es indudable la influencia que el mundo del skate ha tenido en el streetwear y, más en concreto, en la escena de las sneakers. Es obvio que las marcas puramente de skate han impactado en la estética actual (sin entrar aquí en todo lo que ha supuesto Supreme) pero el caso de P-Rod es casi único. Sin nunca salirse del ámbito de actuación del monopatín, se ha creado su propio nicho de mercado.

Complex entrevistaba recientemente al stakeboarder con motivo de su serie ‘Closets’, en la que visita casas de famosos para conocer su colección de zapatillas. El episodio protagonizado por Paul Rodriguez sirve para poner de manifiesto todo lo que ha logrado a lo largo de estos años.

En primer lugar, el número de signatures shoes que cosecha y que alcanza ya las diez siluetas, hito que sólo está a la altura en la marca de Michael Jordan, LeBron James, Durant y Kobe Bryant. Hito que se magnifica todavía más si tenemos en cuenta que se trata de un deportista de una práctica casi minoritaria, con lo cual el californiano comparte este logro con auténticas super estrellas de deportes masivos.

Lo cual nos lleva a otro hecho a destacar y es la cantidad de versiones, colaboraciones y colorways destacados que atesora P-Rod (casi ni podríamos contarlos aquí).

Y es que si algo ha caracterizado a Paul Rodriguez y su relación con Nike es su capacidad de ir todavía más lejos y tirar muros que parecían no reservados para él. Por ejemplo, con el uso del elephant print en algunas de sus zapatillas (ahora quizás más normalizado por lanzamientos como las Roger Federer) o sus J-Rod. Así se conocen a las P-Rod que hizo en colaboración con la Jordan Brand y que lucen un jumpman en su lengüeta.

Uno de sus modelos más recordados son las P-Rod 3. Con una estética skater pero también cierta orientación a la calle, son muy versátiles y todavía hoy se mantienen frescas, pese a tener casi diez años de vida. Pero si podemos hablar también de icono para referirnos a estas sneakers fue por el comercial con el que le acompañaron, una de las piezas más míticas de Nike. En ella vemos a Paul rockearse las calles de Los Angeles mientras de fondo suena el mítico track de Ice Cube “Today Was a Good Day”. El giro final del anuncio es impresionante.

Y es que si hacemos un repaso a toda su línea de calzado, casi podríamos decir que existe una zapatilla de P-Rod para cualquier gusto. Es por todo ello que podemos afirmar, sin duda, que Paul Rodriguez es uno de los nombres propios de la historia de la zapatilla.

Imagen de portada vía Nike.

Categories Análisis Nike
Sneakerism

About

Blog sobre el mundo sneakers. Análisis y opinión. Si quieres estar al día sobre el mundo de las zapatillas, éste es tu sitio. Suede rules everything around us.