Breaking2: vuelve el espíritu de Prefontaine y Bowerman

En Nike es todo sobre la cultura. Todo. Lo bueno y lo malo. Los grandes problemas a los que se ha enfrentado la marca siempre han sido causa, o consecuencia, de su peculiar forma de entender el deporte. Y lo mismo con sus éxitos. Nike es, en la actualidad, la reina porque siempre ha sido fiel a si misma y diferente a las demás. Y si ha sido así es, sin duda, por las personas que conforman la marca. No se puede personificar lo que representa Nike en un sólo nombre. Podría hablarse de los butfaces en su conjunto (el grupo de profesionales que se encargó del desarrollo de la marca en sus inicios), de Phil Knight, de Michael Jordan, de Robert Strasser, de Peter Moore, de Tinker Hatfield…

tumblr_l4bbza5nrs1qz8x2xo1_500

Nike es, ante todo, dos cosas: un espíritu irreverente y pasión por el deporte, en especial por el running. Y dos personas representan esto mejor que nadie. Las dos ya lamentablemente fallecidas: Bill Bowerman y Steve Prefontaine. El primero, co-fundador de la marca y mítico entrenador en la Universidad de Oregon, fue el culpable de las primeras innovaciones técnicas en materia de calzado deportivo de Nike, y de algunas de ASICS. El segundo fue uno de los primeros deportistas patrocinados por la marca del swoosh y para Phil Knight siempre fue el espíritu de la firma. Un deportista rebelde, especialmente en sus inicios, y que nunca especulaba con el rendimiento, subido a la altura de mito debido a su trágico fallecimiento cuando sólo contaba con 24 años. Era el American way of life hecho corredor. Todos los grandes fichajes posteriores de Nike que han conformado la idiosincracia de la marca en los años clave de la misma (Michael Jordan, Bo Jackson, Agassi…) tuvieron algo de Pre.

El seis de mayo, tres corredores se han enfrentado en Monza, circuito de Fórmula 1, a un reto, bautizado como Breaking2, que hace tiempo parecía sobrehumano: bajar de las dos horas en el maratón, 42,2 kilómetros. Una auténtica locura ya que científicamente era un imposible. Según los estudios, se tardaría décadas en bajar de esta marca. Nike decidió embarcarse de este proyecto hace ya tres años. Una misión integral, ya que incluía tanto preparación deportiva, como nutrición y desarrollo tecnológico.

Finalmente no pudo ser. Eliud Kipchoge fue el primero de los tres deportistas seleccionados por Nike en acabar la prueba y lo hizo en un impresionante 2:00:25. Menos de medio segundo para la gloria. Se habla de que hubo más de 30 liebres, de que las condiciones no estaban homologadas y mil factores más que influyeron en el resultado. Lo cierto es que en un contexto real, este récord es, todavía imposible. Pero todavía más importante es que nadie pensó que romper este techo sería posible hasta dentro de mucho tiempo, ni siquiera de esta forma. Nike, Kipchoge y el equipo de desarrollo han contradicho la lógica, el sentido común y lo que es más importante: la física y la ciencia.

Pero lo más importante de esta gesta es el impacto que tendrá en el futuro de la marca y el hecho de que todo a su alrededor respira a Bowerman y Prefontaine. Nike, con Breaking2, ha vuelto a la senda de lo que siempre ha sido: pasión por el correr y obstinación en reinventar este deporte. Y lo ha conseguido. Las Nike Zoom Vaporfly Elite son la materialización de este hecho.

Su17_RN_BREAKING2_RaceDay_VFE_061_rectangle_1600

Las marcas que apuestan por colaboraciones con tiendas o influencers subastan su futuro a la notoriedad de sus compañeros de viaje. Una fama que suele ser efímera. La marca del swoosh se ha vuelto a hacer inmortal porque las gestas, las grandes gestas, son inmortales. Nike ha vuelto a pegar un puñetazo en la mesa y lo ha logrado volviendo a sus orígenes. A la plancha de gofres y a Prefontaine corriendo contra sí mismo.

Categories Análisis Nike
Sneakerism

About

Blog sobre el mundo sneakers. Análisis y opinión. Si quieres estar al día sobre el mundo de las zapatillas, éste es tu sitio. Suede rules everything around us.