BBB: ¿es un loco o un genio LaVar Ball?

Seguramente a nadie coja por sorpresa el tema central de este artículo. Big Baller Brand, la marca auspiciada por la familia Ball, ha presentado y lanzado para su pre-compra su primera línea de productos. Y la gente (o las redes sociales y los medios) se han vuelto loco con lo que hemos podido ver hasta el momento. Y no es para menos.

En resumen: LaVar Ball es un ex-jugador de fútbol americano con una carrera que podríamos definir como “sobre la media”, por no decir demasiado destacable. Pero el apellido Ball se ha hecho ultraconocido desde 2016 por otro motivo. A la sombra de la futura carrera baloncestística profesional de sus tres hijos (Lonzo, LiAngelo y LaMelo), LaVar se ha ido construyendo una reputación de notoriedad a base de declaraciones incendiarias, que van desde la pura arrogancia hasta el racismo o los insultos.

Pero lo más comentado ha sido lo relativo a su marca BBB, aka Big Baller Brand. Con Lonzo Ball a punto de acceder al draft y, por tanto, el salto al profesionalismo, el padre Ball ha puesto el turbo: desde rechazar contratos millonarios de patrocinio, hasta pedir contratos para licenciar BBB a las principales marcas deportivas del mercado. Y como nada ha salido demasiado mal, ha decidido montárselo independiente.

Big-Baller-Brand-1-681x454 Big-Baller-Brand-4

El resultado ha sido presentado esta semana. Un signature shoe conocido como ZO2 y unas chanclas. Las primeras se venden desde 495$ (superando los 1.000$ en el caso de la versión autografiada) y las segundas por 220$, superando el caso de las icónicas Gucci flip flops.

Las reacciones no se han hecho esperar y la mayoría coinciden, especialmente en lo relativo al diseño de las ZO2, que recuerda bastante a la línea de Kobe Bryant con Nike y presentan una tecnología que, en la media suela, presenta cierta inspiración en el UltraBoost de adidas. Por no hablar de lo lame del nombre (tanto en su forma de siglas como el nombre completo) o el horrible logo. Pero más allá de esto, muchos afirman que este movimiento es una táctica suicida que implicará pérdidas millonarias y, posiblemente, el fracaso de Lonzo en la NBA por toda la presión que su padre está poniendo sobre sus hombros.

Lo que está claro es que sólo existen dos posibilidades al respecto: o que ciertamente LaVar Ball haya intentado plantarle cara a marcas como Nike o Under Armour y el fracaso de BBB suponga la mayor de las ruinas personales, o que esto sea sólo un paso más en su estrategia de llevar a sus tres hijos a la principal liga de baloncesto del mundo y convertirlos en una máquina de hacer dinero, monetizando su rendimiento dentro de la cancha y el de fuera, mediante movimientos como este. Hemos querido hacer un ejercicio de optimismo y analizar si sería posible que se tratase de lo segundo.

En primer lugar lo obvio. Las ZO2 están ya a la venta, pero no estarán disponibles hasta noviembre. Esto nos puede indicar dos cosas: la primera es que, por timing, LaVar Ball juega ahora esta carta teniendo en cuenta el próximo draft de junio. Por una parte ayuda a generar más controversia para posicionar a su hijo arriba en la ronda de selección (no por casualidad ya puede decir que su hijo llega a la liga con una signature shoe) y además cuenta con espacio para aprovechar el hype en caso de que Lonzo recaiga en una franquicia que genere mucha notoriedad, ya que no es lo mismo el impulso a nivel reputación que tiene acabar en una ciudad como Los Angeles y en un equipo como los Lakers, por mercado objetivo a nivel mundial, que en otras ciudades más pequeñas.

Pero por encima de esto, el hecho de que las zapatillas no estén listas hasta noviembre indica que BBB no se va a coger los dedos a la hora de la producción inicial y que jugará mucho adecuarla a los pedidos iniciales. Otro posible punto de vista es que LaVar quiera jugar con la posible expectativa que pueda causar el arranque de su hijo en la NBA, ligado a un buen rendimiento en la cancha. En cualquier caso, estas interpretaciones dejarían ver que el padre es o bien una persona con las ideas claras o, por lo menos, un auténtico convencido de las posibilidades reales de su hijo en la NBA.

Si analizamos el precio, y lo sumamos a muchas de las declaraciones que LaVar ha ido dejando, podemos llegar a pensar que hay un objetivo detrás de todo esto. Posicionar el apellido Ball como premium, para monetizar después este posicionamiento. Rozar los casi 500 dólares con una zapatilla que no destaca por diseño, rendimiento (todavía no se pueden probar pero nos vamos a arriesgar con esta afirmación) o calidad de materiales supone doblar el precio, o más, respecto a otros pro-models que podemos encontrar el mercado. No hay que olvidar que la NBA, junto con la NFL, es posiblemente la liga en la que el marketing es más poderoso y donde no necesariamente el mejor jugador es el que vende más zapatillas.

Otro racional posible podría ser, simplemente, que todos estos movimientos son suicidas de partida, pero que si finalmente todo se cumple sobre lo previsto (sus hijos convirtiéndose en mega-estrellas) los beneficios obtenidos serán muy superiores a lo invertido. Y hasta aquí la parte optimista del análisis, la que se basa en querer creer que LaVar es un genio estratega.

Lo cierto es que todos los analistas reputados (por ejemplo, Matt Powell), así como los medios, fans o deportistas y ex-deportistas coinciden en el hecho de que todo lo que rodea a la familia Ball y, en concreto, a BBB, es una locura de tintes épicos. Salvo el caso de Jordan, que se instituyó como marca propia cuando MJ era ya una eminencia deportiva y bajo la dirección de Rob Strasser y Peter Moore, nunca una marca montada sobre un jugador (o tres, en este caso) tuvo el más mínimo éxito.

Estas mismas voces expertas también confluyen en el hecho de que no hay ningún plan detrás de BBB, ni posibilidad de desarrollo de economías de escala y que todo apunta más a un derroche monetario espectacular en pos de una campaña de relaciones públicas que acabará muriendo más pronto que tarde.

Como solemos decir en sneakerism, cualquier ejercicio de análisis lleva aparejado el fracaso pues supone jugar a ser adivinos. Por ello, lo único que nos queda es coger las palomitas y disfrutar del loco o troll definitivo en materia de padres de deportistas. Showtime.

Categories Análisis
Sneakerism

About

Blog sobre el mundo sneakers. Análisis y opinión. Si quieres estar al día sobre el mundo de las zapatillas, éste es tu sitio. Suede rules everything around us.